Image Hosted by ImageShack.us

lunes, 25 de agosto de 2008

El Cachondo Tito Santi

Muchos en sus vacaciones de verano, van a lugares extraños, estrambóticos y lejanos... para aprender nuevas culturas, vivir experiencias traumáticas que luego se convierten en las mejores anécdotas que contar (no se que tienen las desgracias ajenas, pero son la cosa más cómica que hay...en fin) Pero con tanta internacionalidad y multiculturalismo... ¿Dónde queda nuestra propia cultura? ¿Dónde quedan nuestros lugares estrambóticos y extraños? La gente se va muy lejos para buscar aventuras, pero no saben que las pueden tener al ladito de casa, donde hablan tu propio idioma, son igual o incluso más estrambóticos que en el extranjero y además seguro que tendrás miles de anécdotas humillantes que contar.

Os aconsejaría muchos pueblos de España para visitar, pero antes tendría que visitarlos, sin embargo para poder ir entrando en calor os aconsejaría hacer el “bendito” Camino de Santiago; no os asombréis, no lo hice entero...recordad que soy gordo, pero hice parte del camino del Norte, del que dicen que es uno de los más duros y más bonitos de ver, playas preciosas, desembocaduras de ríos, vistas maravillosas... Bueno y después de esta breve introducción de guía turística de agencia de viajes, os daré una serie de consejos reales que creo que os vendrán bien si os animáis, sino os animáis dejad de leer o este mensaje se autodestruirá:

- Seria lo más normal y aconsejable hacer el camino con unos cuantos amigos conocidos, porque si en un momento de debilidad decides abandonar y coger un autobús, quedarás mal ante todos, por lo que la opción de abandonar la descartas enseguida, pero después de convivir durante muchos días con personas que conoces, se te atragantan un poco, por lo que decides cuando acaba el camino no verlos en unas semanas. No es nada grave...no os asustéis, pero si lo hacéis solos, acabareis conociendo a un grupo de gente y os acabareis acoplando...así que es imposible empezar solo y acabar solo.

- Os aconsejaría entrenamiento físico antes de hacer el camino, pero no me podría aguantar la risa...porque yo no lo hice. Pero eso es compensable si madrugáis unas dos o tres horas antes de lo normal, así os asegurareis cama en un albergue. Recalco, levantaros dos o tres horas antes de lo normal (5 o 6 de la mañana) os asegura cama en un albergue, pero no asegura que lleguéis los primeros.

- Aseguraros al 100% que el albergue que aparece en la guía, existe de verdad, o tendréis que dormir al “aire libre” y hacer uso de la generosidad que tanto les caracterizan a la gente del norte. Dormir al aire libre un par de veces no esta mal, siempre esta bien en la vida sentirse indigente, lo que no mola tanto es tener que posponer sesiones de “colada” o de aseo personal...Lo notas por dentro...y te lo notan por fuera. Los lavabos públicos de algún bar os vendrán bien (pero usarlos con discreción)...

- Aseguraos de que el pueblo en el que habéis decidido dormir (tenga o no albergue) tiene bares o supermercado. A dos casas, una iglesia, cinco viejas sentadas y tres vacas lo llaman pueblo (Se ve que en el norte tienen otra concepción de lo que es un pueblo). Y si les preguntáis a alguna de las amables “pueblerinas” cuanto queda hasta el próximo pueblo, seguramente os dirán alguna medida aparentemente en kilómetros... todavía investigamos su sistema métrico...

- El sentido del humor de la gente del norte es extraño, pero te acabas acostumbrando. No tenéis ni puta idea, son una de las frases más escuchadas, a la par que la poca sorpresa al verte medio muerto en una esquina deseando que alguien te de cobijo o que alguien acabe con tu dolor... La hospitalidad es como la de todos los pueblos españoles: Hospitalidad ejemplar, a veces de tanta hospitalidad pasan a ser pesados, pero bueno, eso es como el sexo: Mejor que sobre que no que falte.

- A la hora de andar es bueno llevarse un calzado y ropa apropiada. No penséis que por llevar las botas de montaña que uso algún escalador para subir el Everest os vendrán bien...Que tengan buena ventilación...lo notarás por dentro y te lo notarán por fuera también, amen de los callos y las ampollas que usan la misma filosofía que en un prostíbulo: Cuanto más calor haga ahí abajo, más grande es la fiesta. Llevaros material sanitario adecuado: Reflex para las músculos entumecidos, Compeed para las ampollas, vetadine, aguja e hilo... Yo no aconsejo nada de eso, pero la gente se lo suele llevar... También la ropa debe ser cómoda, ligera y ventilada, las rozaduras son letales cuando andas de seis a ocho horas diarias...Furacin un poco antes de dormir por las noches y al día siguiente como nuevo. Mano de Santo!

- Los condicionales son la perdición de cualquier madre que intente hacer la mochila de su hijo: Ropa por si llueve, ropa por si graniza, ropa por si el Katrina, calzado de repuesto, botas de esquí, casco para los asteroides, salvavidas, bengalas de humo, gacheto-helicóptero, anti-mosquitos, anti-violadores, anti-Tiranosaurios, capa anti-capa... es aconsejable no llevar más del 10% de tu propio peso y menos no estaría nada mal. Tened en cuenta que si fuera un camino de rosas, no molaría hacerlo.

- Anda a tu ritmo, no fuerces la maquinaria y embajonate cuando veas a un Suizo gordo que corre como el mismísimo diablo y que probablemente cuando llegue a Santiago, se haga a braza el charco y decida ir a América. Si es la primera vez que lo haces, probablemente encuentres a gente que se hace el doble de kilómetros (reales) diarios que tu.

- Si creéis que alguna parte de vuestro cuerpo no os podía doler más...cuan equivocados estáis...siempre puede doler más, por lo que no os aconsejo durante las largas marchas hacer descansos muy largos, porque cuando os volváis a levantar para continuar, comprobaréis que os puede doler mucho más de lo que pensabais. Además que al final te das cuenta de que es un dolor didáctico, te duelen partes de tu cuerpo que ni siquiera conocias.

- Advertencia importante a los aventureros: No importa cuanto hayas subido una cuesta, cuan cansado estés o cuanto tiempo lleves subiéndola, no cantes victoria hasta que no la subas del todo. No hay nada peor que creer llegar al final de una cuesta y cuando giras la curva, comprobar que aun te queda mucho todavía. No te enfades con la cuesta, no des saltitos ridículos, intentando hacerle daño, no pegues golpes a la mochila, no le escupas, no la insultes...al fin y al cabo solo es un trozo de suelo que ni siente ni padece (Aunque en el fondo piensas que si)

- Las canciones típicas de campamento que siempre odiaste cuando eras pequeño saldrán a la luz enseguida y las cantarás al principio... Al cabo de cuatro horas volverás a recordar porque las odiabas tanto junto a quienes las cantan. No sabes si es porque te duele todo o porque no encontráis el pueblo con el que teníais que haberos cruzado hace horas o porque tirarías a quien las canta por el barranco...pero acabas odiándolas.

- Muchos peregrinos usaran aquello de “como no te conozco voy a contarte mi vida y no te vuelvo a ver en la vida” aparentemente parece horrible y espeluznante, pero es la mejor medicina para el cansancio y el dolor, por muy aburrido, estúpido, humillante o indignante que sea lo que te están contando, no hay nada como una buena conversación/discusión/bronca para no acordarte de todas y cada una de las cosas que te duelen.

- Más vale una concha en mano, que mil flechas volando. Fijaros bien en las indicaciones, hay más flechas que conchas, así que estar seguros de que camino tomáis. No hay nada más gratificante que andar durante horas en un camino equivocado y ver que tienes que recorrer lo mismo pero en dirección contraria, porque te has metido en un campo de caza de no se que animal.

- Intenta siempre ver el camino que tienes que recorrer, es genial ver hacia delante un camino que se va haciendo pequeño a medida que se acerca al horizonte. Y recuerda: Si ves una bifurcación de caminos, por un lado ves una cuesta infernal, con zarzas, arbustos cortantes, lava ardiendo, cadáveres y osos devoradores de hombres y por otro lado ves una preciosa pradera, con conejitos, flores y un cartel que pone “Paraíso” ...no te alegres tanto, ten por segurísimo que el Tito Santi querrá que vayas por la cuesta infernal. Pero de vez en cuando te llevas una alegría cuando tienes que seguir el camino más light y abrazas a tu compañero más cercano como si de una final de Operación Triunfo de tratara.


Bueno, después de todos estos consejos útiles, os diré muchas de las frases que diréis, oiréis o que se os ocurrirán durante las largas horas de soledad, silencio y desesperación:

- “Lo que no te mata te hace más fuerte” Después de trescientas veces de oírlo, matarás a quien lo repita

- “Me duele la vida” En este caso, eres tu el que lo dice...

- “¿Has visto que paisaje más bonito?” Después de horas de sufrimiento y dolor...en el paisaje estaba yo pensando...

- “¿Hacemos una foto?” Excusa perfecta para descansar dos minutos

- “Mientras puedas seguir andando, no importa lo que te duela” Te repites con resignación...

- “En que estaría yo pensando cuando me dijeron de hacer esto” Estabas viendo la tele... genio

- “¿Como puede ese tío ser tres veces más grande que yo y correr tanto? Le metes un petardo en el culo y ni se entera” Envidia todo...

- “Anda ya! Todo eso es cuento” Exiges la cabeza de quien lo dice...

- “Mira chaval...yo a tu edad...” Desconectas para no hacer nada ilegal...

- “¿Qué habré hecho yo para merecer tanta crueldad?” Si haces memoria, seguro que algo encuentras...

- “Cuando todo esto acabe, ya verás como nos reiremos de todo esto” Deseas que acabe para comprobarlo...

- “¿Seguro que es por aquí?” Te da igual...sientes que en unas horas morirás de todos modos, como los elefantes cuando van al cementerio...

- “Me río por no llorar” Muy frecuentada

- “Soy peregrino...¡Apartaos de mi camino!” Te invade el espíritu de indigente que llevas dentro y lo gritas a los cuatro vientos en cualquier pueblo que entres (aunque no haya nadie para oírlo)

- “Si de verdad eres mi amigo, si de verdad me quieres...mátame” Agonizando de dolor

- “Andar por andar... es tontería” Mascullas de vez en cuando, lo que atrae las miradas de muchos cuando piensan que estas loco. No se equivocan.


En fin, aunque pueda parecer que el viaje ha sido el mayor de los infiernos, te lo pasas muy bien, te diviertes mucho, conoces gente nueva, aprendes ingles, estas en otro ambiente, incluso muchos dicen que sirve de terapia, por aquello de la hospitalidad de la gente, de la cantidad de horas que te tiras pensando, etc... Pero desde luego no hay nada como llegar al lugar al que tenias pensado llegar, ahí es cuando te acuerdas de todo lo malo con mucho humor y piensas que sin todo eso no estarías allí ahora; sientes como que has superado algo, que has empezado y has acabado, sin rendirte, sin titubeos, has aguantado todos los dolores y por fin has llegado a tu destino. Te sientes bien por dentro...y lo notan por fuera.

4 comentarios:

Lurarl dijo...

bua, pretendes que me lea toda esta biblia?!


ya lo podrias haber hecho por fasciculos o algo asi :P


jijijijij

Lurarl dijo...

ya me lo he leiiiido ;) :P



nada nuevo, fui afortunada de verlo en directo jojojo

Boro dijo...

me he emocionado...

Guillemorl dijo...

aaayyyyyy me duuuuueeele coño...donde esta la pechina??

No teneis ni puta idea de montar un toldo coño.

Toni totooototoni toni toto toto totoni...