Image Hosted by ImageShack.us

miércoles, 7 de enero de 2009

Triste Manipulación

Bonitas fechas las que ahora cursan. Felices reencuentros navideños para algunos y grandes momentos para ganar un oscar para otros, pero la mayoria de las veces significa una bastante clara: Mascaras.

Si en nuestra vida diaria tenemos mascaras que ocultan total o parcialmente nuestra forma de ser ¿Por qué tambien tenemos que hacerlo en Navidad, puesto que según algunos, vale todo? Venga...no pasa nada, que es navidad; venga se generoso, que es navidad; se bueno, que es navidad (ya inculcado desde pequeño); venga tirate un pedo, que es navidad... Sin embargo, ni la tubie-energia navideña es capaz de arrancar las mascaras y la hipocresía de los rostros de la gente, y lo peor de todo es que no es nada nuevo, que todo el mundo lo sabe y que hablarlo más simplemente nos hará pecar de redundantes. Es como cuando te cruzas con ese conocido que nunca llamas y nunca te preocupas por el, y después de esas conversaciones insustanciales os despedís diciendo, haber si quedamos un día... sabeis perfectamente que no será así, que justo en el momento en el que vuestros caminos se vuelvan a separar, vais a volver a olvidaros de cómo os olian los pies; pero exactamente no se que extraño placer obtenemos de ser falsos una vez al año.

Sin embargo hay cosas que llaman mi atención, como por ejemplo: En familias, cuyas facciones estan enfrentadas, los que a mi parecer salen más mal parados no son aquellas personas mayores cuyos ultimos años de vida hay que hacer más faciles no llevándoles la contraria y besándole su prehistórico trasero por muy hijos de Matusalén que sean... sino los niños, aquellas jóvenes mentes que viven las guerras desde un bando u otro, sin conocimiento alguno de la vida, crecen oyendo hablar mal del uno y del otro, lo que hace que inconscientemente adquieran una idea alejada o no de la realidad; lo que hace que aumenten las filas de una facción, lo que contribuye a la confrontación, las guerras, etc... Desvariando un poco sobre el tema, me hizo pensar algo ¿Dónde empieza la manipulación y donde empieza la opinión personal? Realmente, y sin lugar a duda, estamos influenciados por nuestro entorno, sea el que sea, asi que subconscientemente estaremos siempre manipulados ¿Bajo que poder? Bajo ninguno...pues hay un gran arma contra la manipulación... Mientras que el escepticismo total seria como matar moscas a cañonazos, la curiosidad es el mayor arma cuando algo que escuchas no encaja demasiado bien con lo que piensas, o con el sentido común... Siempre esta bien tener bien a mano la gran pregunta de la vida ¿Por qué? Quizás así y solo así, salgamos de la ignorancia y la manipulación, solo hace falta un pequeño estimulo.